La Torre de Bellesguard

Torre de Bellesguard o Casa Figueras de GaudíMenos conocida pero igual de preciada que cualquier otra obra de Gaudí, descansa en la ladera de Collserola la Torre de Bellesguard (de la Bella vista en catalán).

Se trata de un magnífico palacete que recuerda el castillo que una vez ocupó su lugar siendo la casa estival de Martí l’Humà, un monarca catalán que reinó durante el s.XV.

El castillo quedó en el olvido y dicen que fue lugar de cobijo de Serrallonga (Joan Sala i Ferrer), el bandolero más famoso de Cataluña.

Pero no fue hasta 1900 que Gaudí dio forma a este castillo abandonado encargado por María Sagués Molins, viuda de Jaume Figueras. De ahí su nombre oficial, Casa Figueras, aunque comunmente se la conozca como Torre de Bellesguard.

Gaudí, al conocer la historia del lugar, alzó esta torre como homenaje a Martí l’Humà, el último rey del antiguo linaje del “Casal de Barcelona”. Y por varios rincones de la casa se pueden encontrar símbolos que recuerdan esa época de esplendor, y al mismo tiempo de decadencia.

Durante la Guerra Civil la torre albergó un orfanato, y también se construyeron refugios antiaéreos en sus sótanos. Más tarde, la adquirió el Dr. Guilera, un oncólogo que la habilitó como clínica.

Hoy en día, sigue estando en manos de la familia Guilera, pero las puertas se abren al público este Septiembre y se podrá acceder a visitas guiadas tanto por el jardín como por el interior de la torre.

Habrán dos tipos de visitas:

  • Itinerario completo guiado (16 euros) de una duración de hora y media (con reserva previa). La visita al interior es para un máximo de 15 personas por turno.
  • Visita al exterior del edificio (7 euros).

En cualquiera de los casos, se pone a disposición de los visitantes una audioguía del espacio en ocho idiomas.

Horarios:

Horario de verano (abril – octubre): de lunes a sábado, de 10 a 19:00h

Horario de invierno (noviembre – marzo):  de lunes a sábado, de 10 a 15:00h

Las visitas guiadas al interior de la casa se realizan a las 11:00 (en inglés) y a las 12:00 (lunes, miércoles y viernes en castellano. Martes, jueves y sábado en catalán).

La visita exterior con audioguía es libre.

Durante el pasado agosto, y como inauguración de apertura de Bellesguard, los martes se hacía una visita exterior guiada con copa de cava y concierto a dos violines, mientras que los jueves se podía disfrutar de un mojito con chill out de fondo para contemplar sin prisas la torre.

He tenido la oportunidad de visitarla una vez y no he dudado en apuntarme a una segunda para que me expliquen con detalle la casa y sus rincones.

Mucha historia y misterio envuelve el lugar. Vale la pena descubrirlo.

Solo como curiosidad, el día que fui fue muy especial porque un cielo, a ratos despejado, iba iluminando la Torre de Bellesguard como una aparición. Hasta que nos sorprendió la lluvia y finalmente apareció un doble arcoiris que atravesó la casa. Espectacular.

Arcoiris en la Torre Bellesguard de Gaudí

Dirección: C/Bellesguard 16-20

 

La Pedrera Secreta

La Pedrera tiene muchos secretos, y algunos de éstos nos los descubre esta nueva ruta nocturna por la casa Milà, que se inaugura hoy, sábado 17 de marzo.

Pedrera Secreta, Barcelona

El recorrido no deja de ser prácticamente el habitual pero el encanto de la visita es el hecho de realizarla en horario nocturno además de estar guiada de manera excepcional. Diferentes sombras proyectadas desde el interior de las ventanas de la casa, hacen que la Pedrera cobre vida y que puedas imaginar las costumbres de entonces. Cada proyección va acompañada de sonidos que ayudan a crear una atmósfera especial.

Personalmente pienso que es una muy buena iniciativa, pero que se podría mejorar amenizando el recorrido con música de principios del s.XX y con la incorporación de algún actor disfrazado de época que fuera apareciendo a lo largo de la visita. En determinadas partes del recorrido el exceso de luz no ayuda a crear un ambiente cálido.

Lo bueno es que son grupos reducidos (máximo 30 personas) y te permite ver con más tranquilidad las diferentes estancias de la casa. Además es una visita especial que termina con una copa de cava habiendo hecho un repaso rápido de lo que fue la vida en la increíble Casa Milà.

Adjunto link de fotos de la pedrera secreta.

Horarios:
De Marzo a Octubre:

De lunes a domingo, de 21,30h a 0h. Última entrada a las 22,30h.
De 20,30h a 21,30h, exclusivo para grupos con reserva previa.
Todos los jueves, viernes y sábados, del 21 de junio al 8 de septiembre, sólo habrá visita a las 20,30h.
De Noviembre a Febrero:
De miércoles a sábado, de 20h a 22,30h. Última entrada a las 21h.
De 19h a 20h, exclusivo para grupos con reserva previa.
Para más información y reservas:
Teléfono: 902 202 138
Mail: reserves@lapedrera.com

Precio: 30 euros

La Pedrera o Casa Milà y Gaudí

La pedrera BarcelonaLa Pedrera, aunque destino turístico y con unas colas impresionantes a según qué horas del día, es visita obligada en Barcelona. Además de ser uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad, su terraza ofrece unas vistas indescriptibles junto con su propia decoración totalmente atemporal que a sus 100 años sigue siendo futurista.

La pedrera, encargada a Antonio Gaudí por la familia Milà a los que debe su nombre original, fue acabada definitivamente en 1912.

Gaudí, unos de los genios arquitectónicos que vistió Barcelona a principios del s.XX, amante apasionado de las estructuras naturales, intentaba reflejar en sus obras atisbos de vida siguiendo su creencia de que todas estas formas obedecían a necesidades prácticas, de protección, de resistencia y compactación. La fachada, en su momento objeto de burla y chistes, toda ella de piedra calcárea de Vilafranca, dicen que recuerda a las olas del mar, mientras que el techo, de azulejos blancos, recuerda unas montañas nevadas. El desván, realizado con la teoría de los arcos catenarios, recuerda al esqueleto de una serpiente y era la zona donde antiguamente se hallaban los lavaderos. En la azotea Gaudí unió la funcionalidad y la estética para dar a luz a un conjunto de torres que todavía hoy hacen de chimenea, salida de humo o de ventilación. En esta ocasión, nos recuerdan yelmos de guerreros, como describe el poeta Pere Gimferrer en una de sus obras.

La pedrera Barcelona

En la visita, a parte de la azotea y el desván, también podemos acceder a un piso decorado al estilo modernista para mostrar como vivía una familia burguesa a principios del s.XX. A Gaudí le gustaba hacerse cargo del conjunto, por lo que él también participaba en el diseño del mobiliario.

Por rincones de la Pedrera podemos encontrar símbolos religiosos, que Gaudí utilizaba en la mayoría de sus edificios. Por ejemplo en la fachada podemos leer parte del Ave María en latín. En la parte superior de cada ola hay una palabra, que en su conjunto dice: “Ave Maria gratia plena. Dominus tecum”. O en el techo del segundo piso hay una inscripción que pone: “Oh Maria, no et sàpiga greu lo petiteta, perquè també ho són les flors i les estrelles” (Oh María, no te sepa mal ser pequeñita, porque también lo son las flores y las estrellas) interpretación de unos versos de Francesc Matheu Fornells.

En verano, además, la Pedrera ofrece conciertos de jazz en la terraza y en el café de la Pedrera puedes disfrutar de una cena con música en directo.  Y desde el 17 de marzo de 2012 ofrece un nuevo recorrido nocturno por la Pedrera Secreta.

Después de la visita a esta magnífica obra de arte recomendamos parar a comer algo en el restaurante de tapas Bodegueta provença, una apuesta segura para deleitarse con sus platillos y recobrar fuerzas.

Dirección: Passeig de Gràcia 92, 08008 Barcelona

Clica en el link para ver más fotos sobre La Pedrera.