Casino de la Arrabassada de Barcelona

El casino de la Rabassada, fue un antiguo hotel y posteriormente casino construido en 1899 que se convirtió en uno de los centros más glamurosos de la Barcelona de principios del s.XX. En la actualidad solo podemos observar las ruinas que no engullido la vegetación a lo largo de los años.

Casino de la Rabassada BarcelonaEn un momento de la carretera de la Rabassada (o Arrabassada), dirección Sant Cugat, nos encontramos a mano derecha con los restos de lo que un día fue un hotel y posteriormente un gran casino. El Casino de La Rabassada.

Casino de la RabassadaEl hotel, rodeado de terreno montañoso, se construyó en 1899 y se convirtió en uno de los centros más glamurosos de la Barcelona de principios del s.XX. En 1911, con alguna que otra remodelación, el hotel pasó a ser un Casino, e incluyó gran parte de terreno  para construir un parque de atracciones. Los diarios del momento lo anunciaban de la siguiente manera: ““… Casino particular. Juegos varios. Restaurante de lujo. Atracciones americanas. Scenic Railway, Cake Walk, Rowling Halleys. Entrada 0,50 pesetas…”. Las atracciones con más éxito, eran la montaña rusa y el splash.

Casino de la Rabassada, BarcelonaLa inversión que se llegó a hacer en este complejo nunca se recuperó al 100%. Durante la dictadura de Primo de Rivera, se prohibió el juego, y el casino quedó en desuso, convirtiéndose en cuartel de carabineros. Finalmente, hacia 1938, sin ninguna línea que le diera acceso, quedó en el abandono absoluto.

Dicen que en el lugar mucha gente perdió su fortuna, y allí mismo acababan con su vida antes de comunicar tal vergüenza.

Casino de la Rabassada BarcelonaHoy en día solo queda parte de la fachada de lo que en su día fue la ostentosa entrada al casino y hotel.

Casino de la Rabassada

También se pueden ver las bodegas y algún que otro túnel de la montaña rusa. Pero lo que se aguanta con más dignidad, que es lo primero que se encuentra el curioso al llegar a la zona, es la torre Bel vedere, a la que se accedía por una plataforma que hoy en día ya no existe, y que proporciona vistas al bosque que con el tiempo se ha ido comiendo, casi en su totalidad, los edificios y atracciones que en su momento hubo.

Casino de la Rabassada

Hoy en día esta torre hace de hospedaje al más espavilado y tuvimos la ocasión de conocer al actual inquilino, Andrei y al anterior, Alex, que por casualidad se pasó para curiosear quien era el afortunado que vivía en aquel lugar de hadas y duendes. Alex nos contó que cuando él vivía allí, unos 3 años atrás, hacía de guía a los que se atrevían a remover la historia del pasado y a investigar el lugar. Al final del trayecto cobraba la voluntad, y no le fue nada mal.

Os aconsejo que si vais por allí, saludéis a Andrei, de origen ruso, y le pidáis algo de información. Quizás sepa algo más de lo que os he contado…

Os dejo este link por si queréis ver más fotos del estado actual del Casino de la Rabassada y un link a un video del Casino.

Ver Casino de la Rabassada en un mapa más grande

Búnker antiaéreo de Sant Pere Mártir

En Barcelona hay varios restos de búnkers antiaéreos legado de la guerra civil, entre ellos el de Sant Pere Màrtir.

En una cima de la cordillera de Collserola, en donde en su momento hubo una pequeño santuario dedicado a Sant Pere Màrtir, posteriormente un fortín y luego un telégrafo de señales (que hoy en día se ha modernizado en antena de comunicaciones), podemos observar algunos restos de unas plataformas de cañones antiaéreos. Este búnker, construido a principios del s.XX junto con el búnker del Carmel y otros que hoy en día ya no existen, como el de Montjuïc o el Camp de la Bota (zona del Forum), fueron la defensa antiaérea de Barcelona durante la guerra civil española.

Pero la ermita que da origen a su nombre no ha quedado en el olvido y tiene su pequeño homenaje. Subiendo dirección a la antena que se encuentra en lo alto de la cima donde se encuentra el búnker, en el lado opuesto a éste, encontramos lo que queda de la ermita de Sant Pere Màrtir, en la que nunca faltan flores y en donde una placa explica el origen: “A finales del s.XVII, los padres dominicanos del convento de Santa Catarina construyeron en esta cima un pequeño santuario dedicado a Sant Pere Màrtir. Su situación privilegiada y dominante del lugar reconvirtió la ermita en un fortín y excepcional testimonio histórico de luchas y campos de operaciones militares a lo largo del tiempo”.

Adjunto este enlace para más información sobre la ermita de Sant Pere Màrtir.

Bínker antiaéreo BarcelonaEl acceso a este lugar es a través de caminos y se puede llegar o desde la carretera de les aigües o desde Sant Just Desvern. Para orientaros, el truco está en seguir la antena de comunicaciones que está en lo alto de la cima en cuestión. De todas formas os indico su ubicación exacta en el mapa de más abajo.


Ver Búnker antiaéreo Sant Pere Màrtir en un mapa más grande

El Parc de l’Oreneta y el trenecito

Parc de l'Oreneta trenEl Parc de l’Oreneta está en una de las laderas de la sierra de Collserola. Es un parque salvaje, de vegetación mediterránea, ideal para huir de la ciudad. Los niños son los más afortunados en este parque; tienen diferentes espacios para jugar con la tierra, los columpios, pero la característica que lo hace singular es que, en lo alto del parque, existe un pequeño recorrido en trenecito de vapor.  Un tren a la medida de los pequeños, con su maquinista, sus carriles, su estación, su taquilla y el túnel, hacen del parque un entretenimiento único.

Trenecito del Parque de l'Oreneta

El nombre del parc de l’Oreneta (que en realidad es el parque del Castell de l’Oreneta) proviene de una antigua masía que se llamaba así afincada en esta zona. De hecho todavía quedan algunas paredes de la antigua finca, que era de la familia Tous. La totalidad del parque, de unas 17 hectáreas, resultó de la unión de los terrenos de esta masía  (el castell de l’Oreneta) con Can Bonavia de la familia del conde Milà.

Parc de l'Oreneta

Desde algunos lugares del parque, se pueden ver vistas de la ciudad y del Tibidabo.

Este frondoso parque siempre me trae bonitos recuerdos de infancia y nunca me canso de volver y volver.

Precio tren: 3€

Horarios tren: domingos y festivos de 11h a 14h (excepto 1er. de año, Reyes, Semana Santa y Pascua, Navidad y San Esteban y el mes de Agosto por vacaciones)

Más información sobre el parque de l’oreneta.


Ver mapa más grande